Fundadores


Origen de la obra salesiana
La Obra Salesiana tiene su origen en el corazón de Dios que suscita a San Juan Bosco el cual, sensible a las necesidades de los jóvenes de su tiempo, pobres, abandonados y en graves peligros, se constituye en un Padre y Maestro, acompañándolos en su proceso de educación integral.

San Juan Bosco
Juan Bosco nace en I Becchi, Italia, el 16 de agosto de 1815. La Providencia lo prepara con la experiencia de la orfandad del padre, la acción educativa de su madre, la presencia de sacerdotes santos que se preocuparon por su formación, la vivencia de la pobreza desde sus primeros años y señalándole a través de su “sueño profético”, el futuro de su misión y los principios fundamentales de su acción Educativo- Pastoral. Logra estudiar con mucho sacrificio y duro trabajo animado por su gran ideal: ser sacerdote para los jóvenes.
Es ordenado sacerdote el 5 de junio de 1841 y el 8 de diciembre del mismo año, da inicio a su gran obra: el Oratorio, con un joven obrero, Bartolomé Garelli. Este encuentro marca el comienzo de una gran variedad de Obras encaminadas a responder a las necesidades apremiantes de sus destinatarios: talleres, escuelas, internados, obras educativas en lugares de misión.

Santa María Dominga Mazzarello
En otro lugar al norte de Italia, María Dominga Mazzarello, llamada también Maín, se siente impulsada a trabajar por la educación de las niñas y jóvenes del pueblo. Nace en Mornés, Italia, el 9 de mayo de 1837. Vive una infancia feliz al lado de su familia. Inquieta por las cosas de Dios desde pequeña, se va formando en una sólida piedad orientada por su director espiritual Don Domingo Pestarino. María Dominga Mazzarello, de gran fuerza física trabaja en las duras labores del campo con su padre y dedica los domingos a enseñar el catecismo y a compartir su alegría en el juego con las niñas y las jóvenes del pueblo. Su vigor se resiente debido a una grave enfermedad que le lleva a las puertas de la muerte, después de haber atendido a sus familiares enfermos de tifo. Al recuperarse, el rumbo de su vida cambia totalmente. Aprende el oficio de modista para abrir un taller donde pueda “enseñar a las niñas a coser, pero sobre todo a conocer y amar a Dios”. Así por caminos diferentes realiza una obra semejante a la de Don Bosco, dando la aportación femenina al Carisma Salesiano.

Encuentro de dos santos educadores
En 1864 Juan Bosco y María Dominga Mazzarello se encuentran en Mornés; el Santo Sacerdote descubre en esta joven una mujer de futuro para la fundación del Instituto femenino que ya tenía en mente formar para la educación de niñas y jóvenes. El Instituto de las Hijas de María Auxiliadora o Salesianas, nace con la profesión religiosa de 11 jóvenes el 5 de agosto de 1872, constituyendo así el segundo grupo de la familia salesiana.

Fundador de los grupos de Familia Salesiana
En el año de 1876, funda con sus colaboradores laicos el tercer grupo de su familia: los cooperadores salesianos. La Sociedad de San Francisco de Sales, las Hijas de María Auxiliadora y los Cooperadores constituyen la Familia Salesiana, que se ha ido enriqueciendo a través del tiempo con otras formas de vida que comparten su mismo carisma.

Nuestra tarea educativa
En la familia salesiana consideramos nuestras Instituciones como:
Un lugar privilegiado que ofrece la educación integral de la persona conforme a una visión humana y cristiana de la vida; siguiendo el estilo,el espíritu, el método y la experiencia educativa de Don Bosco y Madre Mazzarello.



Compartir en Google Plus

Sobre Colegio Salesiano Lumena

Es una escuela inspirada en el carisma de San Juan Bosco y de Santa María Dominga Mazzarello que tiene como finalidad formar buenos cristianos y honestos ciudadanos.
    Comentario el el sitio
    Comentario Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario